Fabula cigarra y hormiga

la hormiga y el saltamontes autor e ilustrador

Este es el séptimo de siete libros fuertes. El libro está hecho para ser leído con la historia -en inglés o en coreano- en los dos CD que lo acompañan. Lo primero que se nota en estos libros son sus páginas rígidas y fuertes. Sólo hay catorce páginas en el libro. En segundo lugar, los lectores notarán que esta versión tiene poco del énfasis de La Fontaine. Es decir, el texto enfrenta a la diligente hormiga con la perezosa cigarra. En tercer lugar, el arte aquí es diferente al de la mayoría de los libros de esta serie. Los personajes, sobre todo la cigarra, se sugieren más que se representan. El tamborilero bajo las hojas con su trompeta sentado cerca sugiere la pereza de la historia, pero puede ser difícil para los espectadores reconocerla como una cigarra. La pieza central sobre el canto en la sombra tiene una dramática cabeza con la boca abierta, pero de nuevo habrá que pensar un rato para reconocer de qué tipo de criatura se trata. Los lectores tradicionales se llevan una gran sorpresa al final de esta historia: La hormiga recibió a la cigarra y le dio comida. La cigarra agradeció a la hormiga su amabilidad. Aquí la hormiga puede parecer más bien un niño pequeño. Hay un tiempo para trabajar y otro para jugar.

entre la hormiga y el saltamontes, ¿cuál elegirías ser?

1. AperturaA. Canción y movimiento: «Hacemos lo que podemos» (5 minutos)2. Tiempo de trabajoA.  Lectura en voz alta: «Las hormigas y el saltamontes» (10 minutos)B.  Protocolo de juego de roles: «Las hormigas y el saltamontes» (20 minutos)C.  Involucrar al artista: Técnica de acuarela (20 minutos)3. Cierre y evaluación A. Reflexión sobre el aprendizaje: Trabajar para contribuir a un mundo mejor (5 minutos)

Cada unidad del plan de estudios de Lengua y Literatura para K-2 tiene una evaluación basada en los estándares. El módulo concluye con una tarea de desempeño al final de la Unidad 3 para sintetizar su comprensión de lo que lograron a través de la escritura apoyada y basada en los estándares.

A. Canción y movimiento: «Hacemos lo que podemos» (5 minutos) «¿Cómo cambia el significado de la canción al añadir el prefijo un-?» (Las respuestas variarán, pero pueden incluir: Deshacemos lo que podemos, haciendo lo contrario de lo que dice la canción).

A. Lectura en voz alta: «Las hormigas y el saltamontes» (10 minutos) «Puedo contar la fábula «Las hormigas y el saltamontes» utilizando los elementos de la historia»»Puedo determinar el mensaje central de «Las hormigas y el saltamontes» basándome en la forma en que los personajes responden al problema/desafío»»¿Qué más se te ocurre que pueda describirse como brillante?» (Las respuestas variarán, pero pueden incluir: colores, luces, cosas que se iluminan.) «¿Dónde o cuándo tiene lugar esta fábula?» (Tiene lugar en algún lugar del exterior durante el otoño y el invierno.) «¿Por qué es importante saber que esta fábula tiene lugar en otoño e invierno?» (El cambio de estación afecta a la alimentación de los personajes. Es un detalle clave relacionado con el problema/desafío). «¿Qué acciones realizaron las hormigas que demuestran responsabilidad?» (Recogieron suficiente comida para poder alimentarse en invierno y trabajaron para secar su comida húmeda para poder comerla).

el final de la hormiga y el saltamontes

Era verano y hacía mucho calor. A pesar del cansancio, una hormiga estaba muy ocupada trabajando duro, guardando provisiones para el invierno. De un lado a otro, de un lado a otro. Trabajaba tanto que atrajo la atención de una cigarra, que estuvo todo el día ocupada cantando.

El invierno llegó pronto y con él la nieve y el frío. La hormiga no tenía nada que temer: había hecho grandes reservas en previsión. En cambio, la cigarra empezó a sentir las punzadas del hambre. Entonces se acercó a la hormiga y le preguntó: «Ya que tienes mucha, ¿podrías darme algo de comer?».

¿Cuentos cortos, al alcance de tu mano, que te enseñan a crecer? Se trata de las fábulas de Esopo. Las fábulas, atribuidas al autor griego, son unas 358. Muchas de ellas se han convertido en un bagaje cultural compartido: en pocas líneas nos cuentan la historia de animales personificados, con el objetivo de enseñarnos una moraleja.

moraleja de la hormiga y el saltamontes

La hormiga y el saltamontes, titulada alternativamente El saltamontes y la hormiga (u hormigas), es una de las fábulas de Esopo, numerada con el número 373 en el Índice Perry[1]. La fábula describe cómo un saltamontes hambriento pide comida a una hormiga cuando llega el invierno y es rechazado. La situación resume las lecciones morales sobre las virtudes del trabajo duro y la planificación del futuro[2].

Sin embargo, incluso en la época clásica, algunos desconfiaban del consejo y una historia alternativa representaba la industria de la hormiga como algo mezquino e interesado. El relato de Jean de la Fontaine, delicadamente irónico y en francés, amplió el debate para abarcar los temas de la compasión y la caridad. Desde el siglo XVIII, el saltamontes se considera el tipo del artista y se incluye también la cuestión del lugar de la cultura en la sociedad. La argumentación sobre el significado ambivalente de la fábula se ha llevado a cabo generalmente mediante la adaptación o reinterpretación de la fábula en la literatura, las artes y la música.

La fábula trata de un saltamontes (en el original, una cigarra) que ha pasado el verano cantando mientras la hormiga (o las hormigas en algunas versiones) trabajaba para almacenar comida para el invierno. Cuando llega esa estación, el saltamontes se encuentra muriendo de hambre y suplica a la hormiga que le dé comida. Sin embargo, la hormiga le reprende su ociosidad y le dice que se vaya bailando el invierno[3] Las versiones de la fábula se encuentran en las colecciones de versos de Babrius (140) y Avianus (34), y en varias colecciones en prosa, entre ellas las atribuidas a Syntipas y Aphthonius de Antioquía. La cigarra original griega de la fábula se mantiene en las traducciones latinas y romances. Una variante de la fábula, numerada por separado con el número 112 en el Perry Index,[4] presenta a un escarabajo pelotero como el insecto improvidente que se encuentra con que las lluvias invernales arrastran el estiércol del que se alimenta.

admin

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad