Modelo de competencia digital

desarrolla (Cabero-Almenara & Palacios-Rodríguez, 2019; Palacios-Rodríguez, 2020). En la llamada sociedad del conocimiento, una de estas competencias fundamentales es la competencia digital, es decir, «aquella que implica

DigCompEdu fue publicado a finales de 2017 por el Centro Común de Investigación de la Unión Europea (CCI) (Redecker y Punie, 2017). Su principal objetivo es alinear las políticas educativas europeas con dicho marco de referencia. Además, se trata de una síntesis

de estudios científicos a nivel local, nacional, europeo e internacional (Ghomi & Redecker, 2018; Redecker & Punie, 2017). DigCompEdu es un modelo de competencias digitales con 6 áreas competenciales diferenciadas (Figura 1 ). Cada área tiene una serie de

para utilizarlas y ayudar a sus alumnos a convertirse en ciudadanos colaborativos, creativos, innovadores, comprometidos y resolutivos (Rodríguez et al., 2018). Este marco presenta 6 áreas o aspectos fundamentales de la práctica profesional docente:

Competencias para el Docente, actualizado en cuatro ocasiones (Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado. INTEF., 2017a, 2017b). Se basa en el Marco DigComp de Competencia Digital para Ciudadanos (Carretero, Vuorikari, & Punie, 2017; Vuorikari, Punie, Carretero, & Van-Den-Brande, 2016). Se trata de un modelo de competencia digital genérico para educadores. Las áreas competenciales (5) y las competencias (21) son las del

Lista de competencias digitales

desarrolla (Cabero-Almenara & Palacios-Rodríguez, 2019; Palacios-Rodríguez, 2020). En la llamada sociedad del conocimiento, una de estas competencias fundamentales es la competencia digital, es decir, «aquella que implica

DigCompEdu fue publicado a finales de 2017 por el Centro Común de Investigación de la Unión Europea (CCI) (Redecker y Punie, 2017). Su principal objetivo es alinear las políticas educativas europeas con dicho marco de referencia. Además, se trata de una síntesis

de estudios científicos a nivel local, nacional, europeo e internacional (Ghomi & Redecker, 2018; Redecker & Punie, 2017). DigCompEdu es un modelo de competencias digitales con 6 áreas competenciales diferenciadas (Figura 1 ). Cada área tiene una serie de

para utilizarlas y ayudar a sus alumnos a convertirse en ciudadanos colaborativos, creativos, innovadores, comprometidos y resolutivos (Rodríguez et al., 2018). Este marco presenta 6 áreas o aspectos fundamentales de la práctica profesional docente:

Competencias para el Docente, actualizado en cuatro ocasiones (Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado. INTEF., 2017a, 2017b). Se basa en el Marco DigComp de Competencia Digital para Ciudadanos (Carretero, Vuorikari, & Punie, 2017; Vuorikari, Punie, Carretero, & Van-Den-Brande, 2016). Se trata de un modelo de competencia digital genérico para educadores. Las áreas competenciales (5) y las competencias (21) son las del

Ejemplos de competencias digitales

ResumenEl presente documento de posición se centra en la conceptualización de la competencia digital profesional (CDP) en la profesión docente y sus consecuencias para la formación del profesorado. El objetivo es establecer un concepto que capte, los retos y las posibilidades relacionadas con la enseñanza y el aprendizaje en entornos ricos en tecnología. Utilizando tres asignaturas escolares como casos, argumentamos la necesidad de considerar la CDP como algo que comprende una profunda comprensión de la tecnología, el conocimiento de los procesos de aprendizaje de los alumnos y la comprensión de las prácticas disciplinarias específicas y los rasgos que caracterizan a cada una de las asignaturas escolares.

ConclusiónEl objetivo general del presente artículo ha sido contribuir a la conceptualización de la competencia digital profesional en la profesión docente, y sus consecuencias para la formación del profesorado. Inicialmente, identificamos algunas tendencias que se suman a lo que nuestros estudiantes de magisterio encontrarán en sus prácticas actuales y futuras, y cómo esto exige una visión de principios de las tecnologías como artefactos que tienen un potencial transformador. A continuación, hemos vinculado el CDP a las disciplinas profesionales (es decir, la pedagogía y la didáctica de las asignaturas). De este modo, hemos visto cómo la CDP surge como algo mucho más que una competencia basada en habilidades, una competencia compleja que requiere enfoques tanto teóricos como prácticos en forma de diseños. También hemos analizado las implicaciones para la formación del profesorado. En lugar de ejemplificar lo que podrían suponer determinados módulos o talleres, hemos defendido la noción de diseño como una forma de integrar y poner en práctica las múltiples dimensiones de la CDP. En ambos casos, no ha sido nuestra intención sugerir que ésta sea la definición o demarcación de la CDP. Sin embargo, hemos querido plantear un debate sobre lo que implica la CDP, lo que está en juego y cómo se puede sensibilizar a la formación de profesores sobre lo que requiere el fomento de la CDP. Esperemos que éste y otros intentos similares puedan hacer operativa una dimensión que se echa de menos en la formación del profesorado y preparar a nuestros estudiantes de magisterio para que desarrollen diseños orientados al futuro de la enseñanza y el aprendizaje.

Competencia digital pdf

En los últimos años ha surgido un número creciente de investigaciones y debates que hacen hincapié en la necesidad de desarrollar personas digitalmente competentes, alfabetizadas, hábiles y capaces en un entorno tecnológico y en línea en constante cambio. Las definiciones y perspectivas existentes en este ámbito van más allá del uso de herramientas o medios tecnológicos para la creación de una mentalidad de alfabetización digital, que se desarrolla a lo largo de la vida. Sin embargo, las estrategias de la educación superior aún no se han puesto al día con esta agenda.

Se realizó una encuesta a estudiantes de Biblioteconomía y Documentación de tres instituciones de educación superior de Escocia, Irlanda y Grecia como base de datos empíricos para apoyar las propuestas teóricas del estudio. La encuesta se centró en las competencias digitales técnicas y de alto nivel de los estudiantes y se basó en las competencias digitales autopercibidas por los estudiantes para el aprendizaje y para el contexto digital de la vida cotidiana, abordando las actividades de ocio electrónico, aprendizaje electrónico, democracia electrónica, gobierno electrónico y salud electrónica. La encuesta permitió a los estudiantes evaluar críticamente las competencias digitales desde su perspectiva como participantes digitales.

admin

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad