Actividades del aparato respiratorio

Cómo funciona el sistema respiratorio

Mediante la respiración, la inhalación y la exhalación, el sistema respiratorio facilita el intercambio de gases entre el aire y la sangre y entre la sangre y las células del cuerpo. El sistema respiratorio también nos ayuda a oler y a crear sonidos. A continuación se describen las cinco funciones principales del sistema respiratorio.

El sistema respiratorio ayuda a la respiración, también llamada ventilación pulmonar. En la ventilación pulmonar, el aire se inhala a través de las cavidades nasal y oral (la nariz y la boca). Se desplaza por la faringe, la laringe y la tráquea hasta los pulmones. A continuación, se exhala el aire, que vuelve a fluir por la misma vía. Los cambios en el volumen y la presión del aire en los pulmones desencadenan la ventilación pulmonar. Durante la inhalación normal, el diafragma y los músculos intercostales externos se contraen y la caja torácica se eleva. Al aumentar el volumen de los pulmones, la presión atmosférica disminuye y el aire entra a toda prisa. Durante la espiración normal, los músculos se relajan. Los pulmones se hacen más pequeños, la presión atmosférica aumenta y el aire es expulsado.

Dentro de los pulmones, el oxígeno se intercambia por los residuos de dióxido de carbono mediante el proceso denominado respiración externa. Este proceso respiratorio tiene lugar a través de cientos de millones de sacos microscópicos llamados alvéolos. El oxígeno del aire inhalado se difunde desde los alvéolos hacia los capilares pulmonares que los rodean. Se une a las moléculas de hemoglobina de los glóbulos rojos y se bombea por el torrente sanguíneo. Mientras tanto, el dióxido de carbono de la sangre desoxigenada se difunde desde los capilares hacia los alvéolos y se expulsa mediante la exhalación.

Partes del sistema respiratorio

Los músculos intercostales, situados entre las costillas, contribuyen a modificar la presión interna elevando y relajando la caja torácica al ritmo del diafragma. El intercambio de gases La sangre que contiene dióxido de carbono entra en los capilares que recubren los alvéolos. El gas se desplaza desde la sangre a través de una fina película de humedad hasta el saco de aire. A continuación, el dióxido de carbono se exhala.

Al inhalar, el oxígeno es arrastrado hacia los alvéolos, donde pasa a la sangre utilizando la misma película de humedad. El habla y el sistema respiratorio El sistema respiratorio también nos permite hablar. El aire exhalado pasa por las cuerdas vocales dentro de la garganta. El sonido de la voz depende de:    Problemas del sistema respiratorio Algunos problemas comunes del sistema respiratorio son:    Dónde obtener ayuda

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico o de otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

Actividad de la paja del sistema respiratorio

Cuando inhalas (respiras), el aire entra en los pulmones y el oxígeno del aire se mueve desde los pulmones a la sangre. Al mismo tiempo, el dióxido de carbono, un gas de desecho, pasa de la sangre a los pulmones y se exhala (espirar). Este proceso se denomina intercambio de gases y es esencial para la vida.

Además de los pulmones, el sistema respiratorio incluye la tráquea, los músculos de la pared torácica y el diafragma, los vasos sanguíneos y los tejidos que hacen posible la respiración y el intercambio de gases. El cerebro controla la frecuencia respiratoria (la rapidez o la lentitud con que se respira), detectando la necesidad de oxígeno y de dióxido de carbono del organismo.

Los pulmones están situados a cada lado del corazón, dentro de la cavidad torácica. El pulmón derecho está dividido en tres lóbulos (secciones) y el izquierdo en dos. El pulmón izquierdo es ligeramente más pequeño que el derecho, ya que el corazón ocupa parte del espacio del lado izquierdo. Al inspirar, el aire entra en las vías respiratorias y desciende hasta los alvéolos (sacos de aire) de los pulmones. Aquí es donde tiene lugar el intercambio de gases.

Actividades del sistema respiratorio en la escuela secundaria

Mediante la respiración, la inhalación y la exhalación, el sistema respiratorio facilita el intercambio de gases entre el aire y la sangre y entre la sangre y las células del cuerpo. El sistema respiratorio también nos ayuda a oler y a crear sonidos. A continuación se describen las cinco funciones principales del sistema respiratorio.

El sistema respiratorio ayuda a la respiración, también llamada ventilación pulmonar. En la ventilación pulmonar, el aire se inhala a través de las cavidades nasal y oral (la nariz y la boca). Se desplaza por la faringe, la laringe y la tráquea hasta los pulmones. A continuación, se exhala el aire, que vuelve a fluir por la misma vía. Los cambios en el volumen y la presión del aire en los pulmones desencadenan la ventilación pulmonar. Durante la inhalación normal, el diafragma y los músculos intercostales externos se contraen y la caja torácica se eleva. Al aumentar el volumen de los pulmones, la presión atmosférica disminuye y el aire entra a toda prisa. Durante la espiración normal, los músculos se relajan. Los pulmones se hacen más pequeños, la presión atmosférica aumenta y el aire es expulsado.

Dentro de los pulmones, el oxígeno se intercambia por los residuos de dióxido de carbono mediante el proceso denominado respiración externa. Este proceso respiratorio tiene lugar a través de cientos de millones de sacos microscópicos llamados alvéolos. El oxígeno del aire inhalado se difunde desde los alvéolos hacia los capilares pulmonares que los rodean. Se une a las moléculas de hemoglobina de los glóbulos rojos y se bombea por el torrente sanguíneo. Mientras tanto, el dióxido de carbono de la sangre desoxigenada se difunde desde los capilares hacia los alvéolos y se expulsa mediante la exhalación.

admin

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad