Iglesias cusqueñas

Se conservan muchas pinturas de la Escuela Cusqueña colonial, la mayoría de ellas actualmente en el Cusco, pero también en otras zonas del Perú, en la ciudad de Calamarca (Bolivia) y en museos de Brasil, Estados Unidos e Inglaterra.

Durante sus dos estancias en Cusco, Bitti recibió el encargo de realizar el retablo mayor de la iglesia de su Orden, sustituido por otro tras el terremoto, y pintó algunas obras maestras, como La Coronación de la Virgen, actualmente en el museo de la iglesia de la Merced, y la Virgen del pajarito, en la catedral.

La serie más famosa de la Escuela Cuzqueña es, sin duda, la de los dieciséis cuadros de la serie del Corpus Christi, que originalmente se encontraban en la iglesia de Santa Ana y que actualmente se encuentran en el Museo de Arte Religioso del Arzobispado del Cusco, excepto tres que están en Chile. De un pintor anónimo de finales del siglo XVII (algunos investigadores los atribuyen a los talleres de Diego Quispe Tito y Pumacallao), estos lienzos son considerados verdaderas obras maestras por la riqueza de su colorido, la calidad del dibujo y lo bien logrados que están los retratos de los protagonistas de cada escena. La serie tiene un enorme valor histórico y etnográfico, pues muestra con detalle los distintos estratos sociales del Cusco Colonial, así como muchos otros elementos de una fiesta que ya era central en la vida de la ciudad.

Datos del cusco

Se conservan muchas pinturas de la Escuela Cusqueña colonial, la mayoría de ellas actualmente en el Cusco, pero también en otras zonas del Perú, en la ciudad de Calamarca (Bolivia) y en museos de Brasil, Estados Unidos e Inglaterra.

Durante sus dos estancias en Cusco, Bitti recibió el encargo de realizar el retablo mayor de la iglesia de su Orden, sustituido por otro tras el terremoto, y pintó algunas obras maestras, como La Coronación de la Virgen, actualmente en el museo de la iglesia de la Merced, y la Virgen del pajarito, en la catedral.

La serie más famosa de la Escuela Cuzqueña es, sin duda, la de los dieciséis cuadros de la serie del Corpus Christi, que originalmente se encontraban en la iglesia de Santa Ana y que actualmente se encuentran en el Museo de Arte Religioso del Arzobispado del Cusco, excepto tres que están en Chile. De un pintor anónimo de finales del siglo XVII (algunos investigadores los atribuyen a los talleres de Diego Quispe Tito y Pumacallao), estos lienzos son considerados verdaderas obras maestras por la riqueza de su colorido, la calidad del dibujo y lo bien logrados que están los retratos de los protagonistas de cada escena. La serie tiene un enorme valor histórico y etnográfico, pues muestra con detalle los distintos estratos sociales del Cusco Colonial, así como muchos otros elementos de una fiesta que ya era central en la vida de la ciudad.

Historia del cusco

Se conservan muchas pinturas de la Escuela Cusqueña colonial, la mayoría de ellas actualmente en el Cusco, pero también en otras zonas del Perú, en la ciudad de Calamarca (Bolivia) y en museos de Brasil, Estados Unidos e Inglaterra.

Durante sus dos estancias en Cusco, Bitti recibió el encargo de realizar el retablo mayor de la iglesia de su Orden, sustituido por otro tras el terremoto, y pintó algunas obras maestras, como La Coronación de la Virgen, actualmente en el museo de la iglesia de la Merced, y la Virgen del pajarito, en la catedral.

La serie más famosa de la Escuela Cuzqueña es, sin duda, la de los dieciséis cuadros de la serie del Corpus Christi, que originalmente se encontraban en la iglesia de Santa Ana y que actualmente se encuentran en el Museo de Arte Religioso del Arzobispado del Cusco, excepto tres que están en Chile. De un pintor anónimo de finales del siglo XVII (algunos investigadores los atribuyen a los talleres de Diego Quispe Tito y Pumacallao), estos lienzos son considerados verdaderas obras maestras por la riqueza de su colorido, la calidad del dibujo y lo bien logrados que están los retratos de los protagonistas de cada escena. La serie tiene un enorme valor histórico y etnográfico, pues muestra con detalle los distintos estratos sociales del Cusco Colonial, así como muchos otros elementos de una fiesta que ya era central en la vida de la ciudad.

Nuestra señora de las cocharcas

Se conservan muchas pinturas de la Escuela Cusqueña colonial, la mayoría de ellas actualmente en el Cusco, pero también en otras zonas del Perú, en la ciudad de Calamarca (Bolivia) y en museos de Brasil, Estados Unidos e Inglaterra.

Durante sus dos estancias en Cusco, Bitti recibió el encargo de realizar el retablo mayor de la iglesia de su Orden, sustituido por otro tras el terremoto, y pintó algunas obras maestras, como La Coronación de la Virgen, actualmente en el museo de la iglesia de la Merced, y la Virgen del pajarito, en la catedral.

La serie más famosa de la Escuela Cuzqueña es, sin duda, la de los dieciséis cuadros de la serie del Corpus Christi, que originalmente se encontraban en la iglesia de Santa Ana y que actualmente se encuentran en el Museo de Arte Religioso del Arzobispado del Cusco, excepto tres que están en Chile. De un pintor anónimo de finales del siglo XVII (algunos investigadores los atribuyen a los talleres de Diego Quispe Tito y Pumacallao), estos lienzos son considerados verdaderas obras maestras por la riqueza de su colorido, la calidad de la La serie tiene un enorme valor histórico y etnográfico, pues muestra con detalle los distintos estratos sociales del Cusco Colonial, así como muchos otros elementos de una fiesta que ya era central en la vida de la ciudad.

admin

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad